REFUGIO
de mis pensamientos

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Enero 2013    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (25) Sindicar categoría
Archivo
Noviembre 2009 (1)
Octubre 2009 (1)
Septiembre 2009 (2)
Junio 2009 (1)
Mayo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Diciembre 2008 (1)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (1)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (4)
Mayo 2007 (1)
Octubre 2006 (1)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
artecomunicarte
Diario Sion latino
encuentros(blog personal)
escribeya
escritores y poetas
igooh(bajo apodo:abunayelma)
letraskiltras
letraslibres
Mi paradero(blog personal)
espacios amigos
Fuego en el Viento
 

Amigos como amigos

 

La naturaleza sabia logró entrelazar sus vidas. Distintos sus comienzos, dispares sus necesidades, de gustos y preferencias no siempre coincidentes; no obstante, siempre juntos, salvo raras y especiales ocasiones.

Ella femenina al extremo, él, con su porte erguido, exigía respeto.

Difícil, al entendimiento de todos los que los rodeaban, resultaba esa relación, en momentos increíble, que en más de una oportunidad fue catalogada como errada, pues carecía de toda lógica, al punto que desentonaba con toda la vecindad.

En ello radicaba el comentario general, que, en un principio fue motivo de extrañeza, pasó a burla y terminó ocasionando una total y generalizada envidia.

Nuestra damita, una bellísima canaria de un amarillo suave, casi aterciopelado, falta de compañero de su estirpe, por razones que permanecerán encerradas en el mundo de las incógnitas.

Él, exhaustivo roble ya entrado en años, dueño de una copa rozagante, amplia, que irradiaba protección, sombra y un refugio ante cualquier extraño enemigo amenazador que merodeé por los alrededores, ya sea en dos o cuatro patas, con alas o sin ellas.

Tiempo atrás, en un día gris que se dejaba amedrentar por la carrera desenfrenada de un vendaval próximo, apareció, por primera vez, una pajarilla atormentada, desesperada, en busca de una guarida momentánea, pues reconoció que su frágil cuerpo no sería capaz de soportar tal advenimiento natural.

Al instante, el majestuoso representante de los dueños del bosque, percibió el aletear nervioso de la desdichada, con un rápido movimiento de sus ramas señaló un pequeño hueco en su inmenso tronco, en la parte superior; ella sin siquiera dar las gracias, aceptó y con humildad entró en aquel hoyo oscuro.

Acto seguido, una de las ramas, como dirigida por una mano invisible, cubrió casi por completo dicha abertura, evitando que ráfagas del alterado viento consiguieran perturbar el descanso de la dócil canaria.

La mañana alumbrada por el siempre bien venido sol anunció el cese de la tempestad. La recuperada canaria salió de su escondite, revoloteó hasta detenerse en uno de los múltiples brazos de su protector.

Quiso, a su manera, agradecer la ayuda recibida. Ofreció una canción de trinos que logró conmover a todos los vecinos cercanos.

El viejo roble, cuenta la leyenda, impactado por tal sentimiento, movió todas sus ramas, como muestra de aquella amistad que quedó sellada desde aquel día.

En los siguientes amaneceres se repitieron los suaves y cariñosos conciertos que hablaban de una amistad verdadera.

||||||||||||||

bbrom

Publicado por beto el 5 de Noviembre, 2009, 19:03 Comentarios 1 | Comentar | Referencias (0)

Intrigas del mar

Hace un tiempo olas abandonaron, el viento no anuncia presencia, la quietud enferma, contagia, no es lo acostumbrado.

Las gaviotas no se acercan a las rocas, están secas, el sol no perdona, sus rayos castigan, como látigos dejan sus huellas.

Los pescadores presienten lo peor, la leyenda contada por los ancianos toma gusto de repetirse, nadie lo predijo, la loca del pueblo se escondió, su silencio asusta más que los conocidos presagios del fin del mundo.

Al atardecer del noveno día un torbellino resucitó el mar sin vida, envuelta en un manto de espuma ella mostró su silueta ¡¡la sirena de los pescadores volvió!!

`````````

bbrom

Publicado por beto el 24 de Octubre, 2009, 14:58 Comentarios 5 | Comentar | Referencias (0)

El visitante

Apareció de improviso. No envió ningún aviso previo.

En verdad sabemos que tendría que llegar, días más, días menos.

Que agradable recibir su visita. Su presencia otorga sensación de bienestar, calor...

Invita, sin pronunciar palabra alguna, a descansar, mirar sin rumbo, permitirnos pensamientos vagos, divagar sin encontrar algún camino determinado, inclusive caminar hasta perderse.

Están aquellos, débiles en sentimientos, que les autoriza entrar en un lapso de congoja, sin motivo se dejan llevar a hasta caer en instantes temidos de incertidumbre.

Su llegada trae aparejada un sinfin de sensaciones que inducen a recogernos, mirarnos dentro de nosotros, afianzados los que logran su cometido en subsanar heridas cicatrizadas.

Al aparecer queda abierta la puerta de los enamorados, deseosos de dar albedrío a cariños y deseos pendientes.

Siempre Bien Venido amigo Otoño.

```````````````````````

@bbrom

Publicado por beto el 20 de Septiembre, 2009, 15:00 Comentarios 2 | Comentar | Referencias (0)

Nostalgias...

...de un pasado distinto, más comprensivo, menos dramático, en el que los días transcurrían de por sí, sin ayuda pero sin obstáculos.

...de aquellos amores de verano, soleados como primaveras, sencillos, carentes de condiciones, solo goces y satisfacción.

...de la infancia inocente, llena de juguetes por nosotros ideados, en los cuales brillaba la imaginación salpicada de picardía callejera.

...de colegios que el respeto, disciplina y méritos, resguardaban el deseo de aprender, aumentaban la necesidad del saber, y cuidaban el futuro anhelado.

...de las relaciones sinceras entre gente abierta, intercambio de vivencias con el fin de compartir, escuchar y ser escuchado, para conocer mejor al que tenemos enfrente.

...de momentos vividos que el recuerdo de tanto en tanto nos invita a navegar por los mares del pensamiento.

00000000000000000000

@bbrom

Publicado por beto el 16 de Septiembre, 2009, 14:05 Comentarios 6 | Comentar | Referencias (0)

Análisis retrospectivo

En un momento de nuestra existencia, sin preámbulos ni preparativos, nos inquieta una sensación repentina incitándonos mirar hacia atrás.

Quisiéramos analizar, de improviso, el camino recorrido; hacer hincapié en determinados obstáculos que como vallas ocasionaron caídas, obligando a levantar cabeza, e intentarlo por segunda vez.

Los recuerdos de sensaciones vividas que acompañaron instantes de incertidumbre reaparecen superpuestos, uno a uno luchan por ocupar su lugar, en el podio de nuestro pensamiento.

Aquellas esperanzas que un día mantuvieron latente nuestro fervor por adelantar, las ansias de subir, de avanzar, de ser más, de ser alguien, sobresalen como queriendo superponerse a los fracasos, las pérdidas y las disoluciones soportadas.

Miramos, observamos, nos permitimos efectuar un especie de inventario para verificar lo positivo y lo negativo; las entradas y las salidas; decidiendo, como corresponde, determinar el debe y el haber.

Poseemos, por suerte, los elementos esenciales necesarios que nos brindarán la posibilidad de discernir.

La educación recibida, los estudios cursados, la experiencia adquirida, eventos y vivencias, que, como piedras en el cauce del río, formaron un fondo uniforme y rígido, liso y fuerte.

En la mayoría de los casos, pretendemos interiorizarnos aun más, llegando a exigirnos un examen calificativo de nuestro papel  desarrollado como padres.

¿Qué doctrina aplicamos sobre nuestros descendientes?

¿Qué métodos empleamos?

¿Qué resultados obtuvimos?

¿Positivos, mediocres o negativos?

Y la pregunta flota por si sola: ¿Podemos hoy, reparar, subsanar, corregir, lo hecho?

Tal vez esbozaremos una sonrisa, y, llenos de satisfacción, nos demos unas auto-palmadas en el hombro, y sigamos el camino hacia el futuro.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

@bbrom

Publicado por beto el 8 de Junio, 2009, 15:10 Comentarios 4 | Comentar | Referencias (0)

El tonto

Significado del término: del latín  attónitus, aturdido. Mentecato, falto o escaso de entendimiento o razón. Persona muy necia o incapaz.

°hacerse el tonto°: aparentar que no advierte las cosas que no le conviene darse por enterado. Por poca capacidad que uno tenga, llegando a su propia utilidad, suele discurrir con acierto.

Una vez analizada la palabra pensamos: ¿Quién no tenía un tonto en el grado? Ese que siempre llegaba tarde, se olvidaba de hacer algún deber, le robaban el sándwich del portafolio, le ponían un pie para que se caiga, ¿se acuerdan?

Y en la familia, ¿no había un tonto? Casi siempre  era un tío solterón, todos inclusive  los chicos se mofaban de él. Siempre sonriente, como si las burlas no le hicieran mella.

Los muchachos de la barra, siempre tenían el ° tonto del bar°. Al cual casi siempre, con tal o cual cuento,  le hacían pagar la vuelta. Nunca tenía novia. Y…claro! que chica saldría con un tonto!

También en los barrios, especialmente en aquellos en los cuales abundaban los conventillos, no faltaba alguno que no se destacara por ser estrafalario, por sus modales,  su vestimenta  o por hablar sin sentido. Entonces el apodo °el tonto del barrio° lo privaba de su nombre, no era necesario.

No olvidarse del tonto de la oficina, o de la fábrica, en fin siempre conseguimos un tonto de turno. Por una u otra causa, tal vez por necesidad, convertimos a determinado individuo en un objeto sobre el cual descargamos nuestros nervios, nuestras broncas y quizás tristezas.

Y como dijo, entre otras, el Rey Salomón: * el número de tontos es infinito*

`````````````````````````````````

@bbrom

="Safe Creative #1002275641543"/></a>

Publicado por beto el 21 de Mayo, 2009, 18:29 Comentarios 6 | Comentar | Referencias (0)

Continuidad...

El observar el agua intranquila en la fuente de los pájaros me transporta a otra dimensión

El diminuto grifo da paso al líquido con nacimiento ininterrumpido

Un leve chorro cae sobre un montículo de piedras acomodadas en el centro, de allí parten en busca de libertad esos círculos que se agrandan...hasta desaparecer

Ese continuo foco inicial de diminutas olas, ello es lo que concentra mi atención

De tanto en tanto unas burbujas demuestran su existencia, quizás anunciando un presagio

Del agua venimos...

Y al agua vamos...

 ||||||||||||||||

@bbrom

Publicado por beto el 4 de Mayo, 2009, 10:57 Comentarios 12 | Comentar | Referencias (0)

Momentos equivocados del pensamiento

Quizás la mente juega conmigo, no alcanzo a comprender el significado de su obrar, más la intriga provoca el motivo de tal entretenimiento, a mi criterio fuera de lugar y por consiguiente superfluo.

La cuestión, y esto si, es palpable y verídico, las ideas se entremezclan, no concluyo ningún concepto completo.

En instantes lo acredité a mis alterados nervios, Aquello quedó atrás.

La calma me rodea, no obstante mi cerebro arde, su inquietud activa mi curiosidad.  Aún no concuerda mi razón con mi intención. Todo es un maniobrar en momentos de desesperación, en encontrar una salida que asemeje una cordura aceptable.

Es inútil. Reconozco mi impotencia. Situación inexplicable, carente de significado alguno. No alcanzo a manifestar mis dudas, es más, todo resulta ilógico, con una cierta muesca de algo fuera de lo común.

Creo conveniente retroceder en el tiempo, analizar, sacar conclusiones, me atrevo a percibir dificultades, quizás el sistema empleado no sea el correcto. No obstante no tengo muchas posibilidades, el tiempo apremia, necesito con alevosa urgencia llegar al núcleo de mi inequívoca situación.

No recuerdo el momento o quizás fue un pensamiento errado, de aquellos sin rumbo determinado que hicieron hincapié logrando la colisión.

Los pensamientos emergen y se diluyen en sentido contrario, mi otrora voluntad, observa anonada el vaivén interrumpido de mis instintos que aun insisten en sobreponerse al caos difícil de evitar.

No pretendo poner trabas al impulso de mis nervios, considero oportuno ablandar mis fuerzas, imposible sostener una lucha, existe una clara desproporción entre ambas corrientes. No distingo en forma clara cuales son los detalles que motivaron la confrontación. La lucha entablada vislumbra un lógico devenir, los resultados previsibles, consecuencias obvias aparecen por doquier, el miedo tiende su velo gris copando toda la escena.

¡El teatro de la vida! eso es, que iluso, estaba ahí, a mi frente, no me percaté, quizás mi conciencia jugó su última carta, logró inducirme a ignorar su presencia. No hay razón distinta, mi otro yo no permite mantenerme en una soledad absoluta, cumple su deber innato de protegerme, evitar la caída. El abismo tiene fondo, pero lejano, inalcanzable, al igual que mi vida, llena de obstáculos, fácil de evitarlos pero imposible ignorarlos.

Los mil y un personajes, cada uno provisto de su careta propicia, fueron un conglomerado de vidas a cual más dispares; uno a uno logré representar olvidando en cada escenario algo propio, mi ilusión de haber concluido una etapa más, en mi derrotero, en mi paso por este mundo.

Como broche final a mis actuaciones, creo reconocer a todos ellos, hoy se han reunido para ofrendar sus tributos al gran actor.

No vislumbran, si quiera, que el error los reunió en esta noche de la Gran Finale. Detrás de mi última máscara, una lágrima esforzada ve la posible salida. Mi otro yo, reincide y triunfa. Una mancha seca queda como símbolo de una batalla ganada.

|||||||||||||| 

@bbrom

DERECHOS RESERVADOS 

  

Publicado por beto el 3 de Febrero, 2009, 19:46 Comentarios 3 | Comentar | Referencias (0)

Decisiones

               Las decisiones son el producto de preceptos formados, puestos en camino de acuerdo a necesidades del momento. Sin embargo, común resulta enfrentarse a respuestas carentes de lógica, propias de un escape repentino, sin planificación alguna, con posibles indeseadas consecuencias.

               No sería conveniente o sencillo, apoyar, por ejemplo, posiciones extremas que vislumbran un desinterés por el resultado nefasto que tales decisiones podrían causar al adversario.
               Tal ejemplo, es aplicable en altercados familiares, sociales, comerciales e inclusive políticos.
               Se ponen en juego distintos factores, que complican las posibilidades de llegar a una conclusión acertada.

               Se ha comprobado que el hombre necesita y debe decidir.

               Desde corta edad se enfrenta a situaciones que lo obligan a tomar resoluciones, en aquellos momentos, irrisorias tal vez para los mayores, pero críticas y fundamentales propias a su sentido global del mundo que lo rodea.

              Con el devenir de los días, problemas existenciales, de conducta, de aclimatación, de competencia, involucran un continua carrera que le impide mostrarse impávido; su decisión es imprescindible, debe tomar partido, su prestigio, carrera, su vida misma está en juego.

              La negación a la decisión, también está catalogada como un tipo de decisión.
             Los indecisos ocupan un lugar nada destacable en el complejo mundo en el que nos toca vivir.

             La carencia de elementos para discernir, carácter débil, entrega total a utópicos líderes, fe incondicional, son algunos de los fehacientes motivos que elige el hombre, inclusive en contra de su innato raciocinio, con el fin de evitar la positiva y extraordinaria posibilidad que brinda la decisión.

             El acostumbrado: *quiero/ no quiero*, de los bebés, es la básica decisión, allí empieza y termina todo.
            En la vida la bifurcación de los caminos es la clave de la existencia en nuestro paso por este mundo. No nos está permitido ignorar dicho canon: el hombre debe decidir.

000000000000000000000

@bbrom

DERECHOS RESERVADOS


Publicado por beto el 17 de Diciembre, 2008, 17:34 Comentarios 4 | Comentar | Referencias (0)

Archivos secretos

            

http://sincandado.wordpress.com/2008/08/05/somos-creadores/ 

            

             Nuestra mente selecciona en forma subjetiva la infinidad de elementos que decide, de acuerdo a parámetros establecidos por un sistema muy peculiar, su almacenamiento en casilleros que la entrada a ellos solo a nosotros esta permitida.

            La resolución sobre que pieza corresponde archivar o cual arrojarla en la sección olvido, se encuentra bajo el estricto control de nuestro estado de ánimo, afianzado por nuestra educación, y revisado por nuestra innata percepción sentimental

            

            Mas de una vez, tratamos, sin obtener resultado positivo, recordar cierto episodio del pasado. La llave que nos permitiría abrir aquel casillero, a simple vista desapareció. 

           

           Analizando, llegamos a la verdad oculta: dicho evento ocasionó instantes que tambalearon nuestro ser produciendo una herida con cicatriz sobresaliente. Nuestro auto-sentido de conservación entra en función, vedando nuestra voluntad del momento.

            

            Situaciones extremas, vividas en nuestra niñez, quedan guardadas, y la puerta a tal casillero fueron lacradas. El sistema ordinario del recuerdo no funciona en tales casos. Dichas vivencias férreas, malversaron nuestra concepción, logrando un formato que dista de ser el preferido. En determinados momentos de nuestra vida podremos ser reacios, carecer de aptitudes positivas, demostrar apatía, agresividad o inclusive odio a tal o cual persona que se asemeja a recuerdos perdidos.

             

           La conclusión frente a tales manifestaciones de conducta, son atribuídas a estados de ánimo, problemas circunstanciales, obstáculos momentáneos, en fin, ejemplos no escasean.

En reuniones frente a un psicólogo o terapeuta, al cual nos dirigimos al notar que en tal o cual situación actuamos o reaccionamos en forma no coherente, que disturba y molesta a los que nos rodean es posible llegar a * dichos * casilleros.

              

            No obstante, en centenares de casos, el*secreto* se encuentra protegido como en un cofre soldado y arrojado al fondo del mar.  Nuestro deseo, influenciado e incentivado por nuestro interlocutor, no ofrece frutos.  Es necesario un tratamiento de hipnosis, regreso al ayer, con el peligro de que, al conseguir abrir dicho cofre, lo allí oculto complique aun mas el problema candente.

               

            En los primeros años de vida, el hombre es un esponja, absorbe todo, bueno y malo, de color o descolorido, se moldea, crece dentro de una supuesta campana invisible, que en la mayoría de los casos no es tal. Los días transcurren, y también sus pensamientos, sus alegrías, penurias, dolores y satisfacciones.

               

             Cada detalle es archivado, nada se pierde, todo se transforma en recuerdos. En cada casillero un rótulo. Llegado el momento de la búsqueda varios factores serán imprescindibles para ubicarlo y tener la posibilidad de abrirlo.

```````````````````````````````````````````````````

@bbrom

DERECHOS RESERVADOS



Publicado por beto el 29 de Noviembre, 2008, 13:38 Comentarios 6 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com