REFUGIO
de mis pensamientos

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (25) Sindicar categoría
Archivo
Noviembre 2009 (1)
Octubre 2009 (1)
Septiembre 2009 (2)
Junio 2009 (1)
Mayo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Diciembre 2008 (1)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (1)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (4)
Mayo 2007 (1)
Octubre 2006 (1)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
artecomunicarte
Diario Sion latino
encuentros(blog personal)
escribeya
escritores y poetas
igooh(bajo apodo:abunayelma)
letraskiltras
letraslibres
Mi paradero(blog personal)
espacios amigos
Fuego en el Viento
 

29 de Noviembre, 2008


Archivos secretos

            

http://sincandado.wordpress.com/2008/08/05/somos-creadores/ 

            

             Nuestra mente selecciona en forma subjetiva la infinidad de elementos que decide, de acuerdo a parámetros establecidos por un sistema muy peculiar, su almacenamiento en casilleros que la entrada a ellos solo a nosotros esta permitida.

            La resolución sobre que pieza corresponde archivar o cual arrojarla en la sección olvido, se encuentra bajo el estricto control de nuestro estado de ánimo, afianzado por nuestra educación, y revisado por nuestra innata percepción sentimental

            

            Mas de una vez, tratamos, sin obtener resultado positivo, recordar cierto episodio del pasado. La llave que nos permitiría abrir aquel casillero, a simple vista desapareció. 

           

           Analizando, llegamos a la verdad oculta: dicho evento ocasionó instantes que tambalearon nuestro ser produciendo una herida con cicatriz sobresaliente. Nuestro auto-sentido de conservación entra en función, vedando nuestra voluntad del momento.

            

            Situaciones extremas, vividas en nuestra niñez, quedan guardadas, y la puerta a tal casillero fueron lacradas. El sistema ordinario del recuerdo no funciona en tales casos. Dichas vivencias férreas, malversaron nuestra concepción, logrando un formato que dista de ser el preferido. En determinados momentos de nuestra vida podremos ser reacios, carecer de aptitudes positivas, demostrar apatía, agresividad o inclusive odio a tal o cual persona que se asemeja a recuerdos perdidos.

             

           La conclusión frente a tales manifestaciones de conducta, son atribuídas a estados de ánimo, problemas circunstanciales, obstáculos momentáneos, en fin, ejemplos no escasean.

En reuniones frente a un psicólogo o terapeuta, al cual nos dirigimos al notar que en tal o cual situación actuamos o reaccionamos en forma no coherente, que disturba y molesta a los que nos rodean es posible llegar a * dichos * casilleros.

              

            No obstante, en centenares de casos, el*secreto* se encuentra protegido como en un cofre soldado y arrojado al fondo del mar.  Nuestro deseo, influenciado e incentivado por nuestro interlocutor, no ofrece frutos.  Es necesario un tratamiento de hipnosis, regreso al ayer, con el peligro de que, al conseguir abrir dicho cofre, lo allí oculto complique aun mas el problema candente.

               

            En los primeros años de vida, el hombre es un esponja, absorbe todo, bueno y malo, de color o descolorido, se moldea, crece dentro de una supuesta campana invisible, que en la mayoría de los casos no es tal. Los días transcurren, y también sus pensamientos, sus alegrías, penurias, dolores y satisfacciones.

               

             Cada detalle es archivado, nada se pierde, todo se transforma en recuerdos. En cada casillero un rótulo. Llegado el momento de la búsqueda varios factores serán imprescindibles para ubicarlo y tener la posibilidad de abrirlo.

```````````````````````````````````````````````````

@bbrom

DERECHOS RESERVADOS



Publicado por beto el 29 de Noviembre, 2008, 13:38 Comentarios 6 | Comentar | Referencias (0)

Incógnita constante

           

           

              En diversas ocasiones nos enfrentamos a familias con un número de hijos que, de por si, resulta un contraposición, si se analiza los recursos necesarios y que en dicho caso escasean en forma significativa; y en lógica consecuencia la manutención, desarrollo y prosperidad de los mismos no serán suficientes, aparejando los correspondientes problemas en el futuro cercano, muy posible en el lejano también.

            Toda pareja, desea, anhela, sueña con criar sus hijos. Aquí radica la base, el comienzo del grupo familiar. Hijos es la luz que ilumina el camino elegido por aquella unión de una mujer y un hombre.

           ¿En que forma es posible entender, comprender, el hecho de que no obstante a simple vista cierta familia no posee los elementos físicos indispensables que aseguren la crianza del posible futuro vástago, deciden, pese a todos los obvios obstáculos, traer un nuevo niño al mundo?

            Por supuesto es factible comprender la *necesidad* natural de la pareja. No obstante comprensible, sin embargo cabe la pregunta: ¿en que lugar se sitúa la responsabilidad primaria de los futuros padres?

            Es notable, que en las últimas décadas, disminuyó en forma considerable el número de hijos por familia, especialmente en los países desarrollados. Aun, en los restantes, las familias mantienen la *costumbre*  de una cantidad elevada de descendientes. Justamente es en aquellos países, donde los recursos naturales escasean, las provisiones son mínimas, el agua es un producto no siempre al alcance popular, y por consiguiente las enfermedades tienen campo abierto para desarrollarse logrando

víctimas, sin ninguna clase de escrupuloso.

            ¿Cual es la causa por la cual, no obstante todas la contrariedades conocidas y palpables en la vida diaria, tal o cual familia, cierra los ojos, y empieza o continua el natural rito de la fecundación?

             En nuestros días, es sabido que grupos inmensos dominados por un enceguecedora religión, consideran como obligación natural el nacimiento de mas y mas hijos. Al punto tal de expresar: - ¿cuantos hijos? cuantos el supremo nos dé.

No existe siquiera la duda, la interrogación, así es y así deben proceder.

             Y los que ninguna religión *los obliga*, los que por si mismos actúan y proceden haciendo caso omiso de la realidad. ¿Qué fuerza extraña influye sobre sus mentes?

             Quizás debemos suponer que la misma sociedad que nos protege nos indica cual es la manera de proceder, la que dicta esas leyes no escritas, y por consecuencia las *obliga* a cumplir.

Tal vez es algo más profundo, algo que nace con el hombre, en sus genes, que permiten  reaccionar en forma tal que su proceder es una respuesta a su fracaso como miembro de la sociedad y lo único que le resta es hacerse valer, como hombre, realizando lo que sabe hacer y en forma correcta: ¡Procrear!

``````````````````````````````````````

@bbrom

DERECHOS RESERVADOS

Publicado por beto el 29 de Noviembre, 2008, 12:42 Comentarios 1 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com